miércoles, 8 de octubre de 2014

(1971) Philip Roth - Nuestra Pandilla



(Reseña originalmente publicada en Goodreads el 20 de agosto de 2014)


Este es el primer libro que leo de Philip Roth, autor, sobra decir, con muy buenas referencias pero del que desconocía por completo su estilo. Por la sinopsis sabía lo que iba a encontrarme, una sátira política de la era Nixon, aunque no en semejante grado de profundidad y, por qué no decirlo, de audacia.

De esta novela podría decirse que hace lógica de premisas absurdas de un modo absurdamente genial. Desde el primer diálogo entre el presidente y ese ciudadano preocupado por los avatares abortistas en una ejecución en Vietnam, hasta el discurso final en el infierno, pasando por los discursos que emite a la nación y los acalorados "debates" con sus colaboradores, todo rebosa ingenio y mala uva a partes iguales.


Desde luego, bajo las toneladas de ese humor tan absurdamente lógico, se esconde una crítica despiadada a la administración de Richard Nixon, aquí presentado bajo el pseudónimo de Tricky E. Dixon. Los principales focos de ataque de Roth son la demagogia y el populismo clientelista, la hipocresía respecto a los principios con fines electoralistas, unos medios de comunicación ramplones y serviles y una estrategia para "demonizar" al enemigo lo suficientemente efectiva como para que en ausencia de uno, se lo invente. Por ello, todo en este libro rebosa una ferviente actualidad por sus cuatro costados, ya sea mediante la imagen mental de la administración Bush hijo en la escena de la política internacional o en los tejemanejes de la táctica en los principales partidos en la política española. Desgraciadamente, detrás de cada sonrisa o abierta risotada producida por el libro hay un efluvio que le obliga a uno a comedirse.

Sin embargo, y a pesar de que este libro cuente con numerosos triunfos y virtudes, adolece de un problema que puede ser más o menos importante, según se mire: el hecho de que contiene demasiadas referencias a su tiempo. Uno podría decir "claro, es una sátira a Nixon, no podría ser de otro modo, ¿esperabas referencias a Cicerón y Julio César?", y la respuesta sería no, claro está. Pero el problema va más allá de eso y nos plantea la incertidumbre respecto a toda sátira. Pensemos en el caso de "Rebelión en la Granja". Se trata de una fábula bastante menos divertida que "Nuestra pandilla", pero que funciona diez veces mejor como sátira que ésta, a pesar de tener como foco de su ataque a una entidad igual de histórica que Nixon, la URSS de Stalin. La razón es que a pesar de que ambas se circunscriben a un evento histórico y, por tanto, ambas son susceptibles de ser presas de su tiempo, "Rebelión en la Granja" salva el escollo mejor al no abusar de referencias cruzadas a personajes históricos. Ya hemos mencionado el pseudónimo de Nixon, pero hay más: McCatástrofe es el senador McCarthy, JFK es el ex-presidente Carisma o el general y presidente Eisenhower es Poppapower. Son algunas de las referencias que contiene el texto, pero no son las únicas. Hay unas cuantas más que van desde vicepresidentes, a periodistas pasando por un buen número de lugartenientes y subalternos. Personajes, todos ellos, fácilmente identificables en su tiempo pero a los que hoy en día la historia ha puesto sobre ellos el velo del olvido. Y como en la novela han sido bautizados por medio de pseudónimos, rastrear su pista para conseguir información de ellos resulta complicado. Todo esto solo redunda en una experiencia menos completa del texto como sátira, evidentemente. Que, tampoco nos pongamos extremistas, no niega la vertiente universal, aquella que es capaz de retrotraernos a la política actual y sus personajes. Pero para que nos hagamos una idea, si ahora leyéramos una sátira de tan buena calidad literaria como es "Nuestra Pandilla", pero acerca de la actual política española, y más concretamente de la gestión de Mariano Rajoy, podríamos llegar a disfrutar mucho con las descripciones de un Marhuenda o un Eduardo Inda, por poner el caso. Pero así como nosotros disfrutaríamos mucho de ellas, un hipotético lector cincuenta años más tarde se perdería una parte no desdeñable del componente lúdico que la novela tiene que ofrecer, precisamente por el olvido (excepto para el especialista) que la historia arrojaría sobre esta clase de personajes. Y más si vienen presentados por medio de pseudónimos -aunque reconozca que su uso como recurso literario sea más elegante que la mera transcripción-.

En resumen, "Nuestra Pandilla" es un notable esfuerzo de un autor que con esta lectura ha conseguido picarme a seguir profundizando en su obra. Puede que no sea todo lo redonda que sus mimbres podrían hacer presagiar. Sin embargo, sus hipotéticos deméritos no son decisivos. Y es disfrutable tanto como ejercicio humorístico como crítica satírica de la política de su tiempo e, indirectamente, del nuestro.

¡Ah! Se me olvidaba: Y el último capítulo es genial.

Calificación:


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Licencia de Creative Commons
Conclusión Inatinente by Jose Gaona is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://conclusioninatinente.blogspot.com.es/p/licencia.html